Las agencias de viajes creen que ya es hora de cobrar por el asesoramiento

Las agencias de viajes creen que ya es hora de cobrar por el asesoramiento

En un momento pleno de buenas noticias para el sector turístico, con cifras récord que se suceden día tras día, con unas previsiones de futuro más que optimistas y un entorno de viajes cada vez más complejo, ObservaTur ha preguntado a los agentes de viajes cuál es su opinión acerca del posible cobro por sus consejos expertos. La opinión mayoritaria es que la ocasión es la adecuada.



Así lo entienden 7 de cada 10 profesionales consultados por el Observatorio Nacional del Turismo Emisor (ObservaTur), que está integrado por una decena de firmas líderes de la industria del turismo y los viajes: Amadeus, AON, Beroni, Carrefour Viajes, IAG7/Airmet, Iberia, Ilunion Hotels, Iryo, Mundiplan y la Asociación Nacional de Agencias de Viaje (UNAV).

Según estos profesionales, las actuales circunstancias de bonanza que vive el sector turístico, con cifras récord que se suceden día tras día, con unas previsiones de futuro más que optimistas y un entorno de viajes cada vez más complejo, sería el escenario más idóneo para la adopción de esta medida, que en todo caso no es unánime.

A este amplio porcentaje de profesionales que plantean la medida del cobro por la atención y la dedicación de su tiempo hay que sumar la de aquellos (aproximadamente un 4% de los consultados) que, desde hace ya tiempo, cobran un importe por este servicio de asesoramiento.

Con todo, hay también un grupo de agentes de viajes muy compacto, superior al 26%, que cree que no es el momento debido, ya que la situación actual —sostienen—no es favorable para cobrar este servicio.

En opinión de Marcos Franco, socio fundador de ReiniziaT y portavoz de ObservaTur, “no sorprende la respuesta que dan los profesionales de este canal a la pregunta del Observatorio”. “Hay que tener en cuenta —explica— que, como parte de su cometido, es cierto, dedican muchas horas de su trabajo a dar respuesta a los clientes y a poner todo su conocimiento experto sobre los destinos y los viajes al servicio de los viajeros”. “En ocasiones, tras obtener la información y los precios de las propuestas se van con esos presupuestos para obtener mejores ofertas en otros puntos de venta, desdorando ese trabajo y la dedicación dispensada”, denuncia.

Según Franco, “la medida se plantea, además, en un contexto muy favorable, con todos los parámetros sectoriales al alza y con un aumento importante de la complejidad a la hora de organizar un viaje, ya que los tiempos de las propuestas indiferenciadas van pasando en favor de la máxima personalización. Y esa personalización y el valor añadido que aportan los agentes es parte consustancial del éxito de los viajes”.