• Forum Business Travel
  • Forum Business Travel
  • Forum Business Travel
  • Forum Business Travel
Patrocinadores fundadores
Patrocinadores

«La políticas de viajes tienen que ser flexibles sin encarecer el programa»

«La políticas de viajes tienen que ser flexibles sin encarecer el programa»

La demanda de flexibilidad y conciliación por parte de los viajeros frecuentes está obligando a las empresas a introducir cambios en sus políticas sin que afecten decisivamente a los objetivos de ahorro. Luis Dupuy de Lôme, director general de American Express Global Business Travel para España, analiza los retos actuales de la intermediación.

Suscríbete a nuestra newsletter, con toda la actualidad del Business Travel



Las empresas están midiendo cada vez más la satisfacción de sus viajeros, según el último Barómetro de Amex GBT. ¿A qué se debe esta evolución?
Por dos razones. La primera, y más evidente, tiene que ver con la productividad: un viajero que puede influir en los horarios de sus vuelos, los traslados y los hoteles acaba siendo más productivo al poder organizarse mejor. La segunda tiene que ver con la atracción y retención del talento en las organizaciones. En el caso de los viajeros frecuentes, los viajes inciden de manera determinante en su calidad de vida, y es un elemento a tener en cuenta, junto con otros, en sus decisiones de carrera.

En contraste, el mismo estudio señala que el control y la gestión de costes vuelve a ser la prioridad número uno. ¿Cómo casan ambos objetivos?
La herramienta para hacer compatible los dos objetivos es la Política de Viajes, que debe de ser moderna e inteligente, así como incorporar parámetros de flexibilidad que no encarezcan el programa. Por ejemplo, el viajero puede elegir vuelos siempre que se realice la reserva con determinada antelación, o elegir hoteles con un límite de coste por noche.

En muchas compañías aún hay empleados y directivos que piensan que la autorreserva es una función que debería realizar la agencia de viajes. ¿Cómo explicarles los cambios que se están produciendo en la intermediación?
Creo que presentar la analogía con el viaje vacacional, en el que la inmensa mayoría de nosotros utilizamos herramientas de autorreserva, puede ser un buen método. Además, a nadie le gusta verse retratado, dentro de una organización, como una persona contraria o ajena a la tecnología.

¿De qué manera están contribuyendo las agencias a ‘poner orden’ en el  complejo universo de las apps para el viaje?
American Express GBT ha elegido la vía de las soluciones propias. Con la adquisición de KDS en 2016, hemos apostado por el desarrollo de la herramienta de autorreserva NEO como elemento central de nuestra propuesta omnicanal y, más en concreto, de las soluciones móviles. El objetivo es proporcionar y diseñar funcionalidades que realmente sirvan al viajero.

Las empresas están muy preocupadas por la seguridad de la información en movilidad. ¿Qué se les puede decir para tranquilizarlas?
En este sentido también nuestra empresa es diferente. Al formar parte del grupo American Express y, por lo tanto, de una entidad de crédito americana, supervisada por la FED, tenemos unos estándares de seguridad de datos muy superiores a los que corresponderían a una agencia de viajes, y nos regimos por los que aplicarían a una entidad financiera.

¿Qué papel están jugando las agencias ante la irrupción de nuevos productos y servicios para el Business Travel que están proponiendo las startups?
La industria de los viajes de empresa es muy grande y muy compleja. Sin duda, una única solución estándar no es válida para todos los clientes potenciales. Algunas startups están entendiendo esto, segmentando el mercado y elaborando propuestas normalmente de alto contenido tecnológico, que pueden ser válidas para un determinado segmento. Nosotros estamos muy interesados por este proceso, al que seguimos muy de cerca, y que en muchos casos vemos más como una oportunidad que como una amenaza, como en el caso de nuestra alianza en Estados Unidos con Lola, agencia de viajes online para el segmento de empresas pequeñas.